Cepaz rechaza contundentemente la afirmación sobre las fuentes de su “Monitoreo de femicidios en Venezuela”


Publicado por:
Publicado el: 24 de mayo de 2020

El Centro de Justicia y Paz (Cepaz) rechaza contundentemente la afirmación que se hiciera en fecha 23 de mayo de 2020 desde la cuenta de Utopix en la red social Twitter, donde se refiere a la falta de cita de su informe como fuente de nuestra investigación “Monitoreo de femicidios en Venezuela del 01 de enero de 2020 al 13 de abril de 2020”, por considerarla una pretensión fuera de lugar y que ha dado pie a infundadas, falsas, e irresponsables acusaciones de plagio de algunas cuentas que han replicado en redes sociales la información publicada por Utopix.

En este sentido afirmamos lo siguiente:

  1. La categorización y metodología usada para nuestra investigación y análisis es propia, y la misma incluso fue presentada en eventos públicos como el II Encuentro Naranja, realizado en noviembre de 2019 (https://cepaz.org/noticias/por-segundo-ano-consecutivo-el-encuentro-naranja-analizo-las-multiples-vulneraciones-de-los-derechos-de-la-mujeres-en-venezuela/). Allí se mencionaron los datos obtenidos en el “Monitoreo de femicidios del primer semestre del 2019” y se hizo el lanzamiento del Observatorio Digital de Femicidios de Cepaz, cuya finalidad es categorizar y analizar los datos sobre femicidios tomando como fuentes los medios de comunicación digital, y usando como marco de referencia nuestra experiencia en el acompañamiento judicial a víctimas de violencia de género. Esta información fue públicamente compartida por Cepaz en esa fecha por redes sociales, así como con personas interesadas y con diversas organizaciones feministas. Cabe destacar que esta difusión pública fue previa a la publicación del informe de Utopix, anunciado en su cuenta de Twitter el 16 de enero de 2020 (https://twitter.com/utopix_cc/status/1217853451360768000?s=20).Otro elemento a resaltar es que los reportes numéricos emitidos en ambos informes no coinciden a plenitud, lo cual es evidencia del uso de criterios distintos en la escogencia metodológica de las fuentes, aunque sí coincidimos en destacar la gravedad de la problemática.
  2. La recolección de la data, el análisis y la categorización de nuestro “Monitoreo de femicidios en Venezuela”, fue realizada por un equipo de investigadores de nuestra organización. Tenemos en archivo el respaldo de toda la información utilizada para el reporte, la cual siempre ha estado a disposición de las organizaciones que la requieran, porque desde los orígenes de Cepaz nuestro espíritu de trabajo es colaborativo, para que tenga fuerza e impacto la visibilización de esta grave problemática, y porque la razón y mandato de nuestra organización siempre ha sido el empoderamiento en RED, como lo demuestra haber sido una de las organizaciones impulsoras de la creación, en el año 2016, de la Red Naranja, un espacio de trabajo conjunto por el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. Por lo tanto, no puede más que alegrarnos cualquier iniciativa que se inspire o tome como referencia nuestro trabajo. Sumado a que hemos difundido y compartido por redes sociales otras iniciativas de monitoreos que existen en Venezuela en este sentido, y hemos promovido talleres de capacitación para organizaciones de la sociedad civil, armonizando criterios técnicos para que levanten información sobre la violencia de género (https://cepaz.org/noticias/bases-de-datos-colaborativas-permiten-monitorear-violaciones-de-derechos-humanos/). Asímismo, lo que hace único e inédito nuestro informe es, más allá de la cifras presentadas que evidencian una falta del Estado en la recolección pública de datos y la necesidad de distintas organizaciones de hacer este trabajo por la ausencia de los mismos, que el reporte está basado en un trabajo independiente de Cepaz, no solo producto de la búsqueda en fuentes periodísticas, sino de nuestro trabajo en campo y en la atención a víctimas de violencia en un servicio legal que lleva más de tres años realizando litigio de casos ante tribunales penales, asumiendo la representación formal y gratuita de víctimas sobrevivientes de violencias, representación ejercida  también ante órganos de derechos humanos en el país e internacionalmente, y en servicios de atención psicolegal brindados a víctimas de violencia de género junto a centros y organizaciones aliadas, lo que nos da una experiencia de primera línea de esta problemática donde nuestra principal preocupación son las víctimas.
  3. Lamentamos y rechazamos  estas acusaciones irresponsables e infundadas en contra de Cepaz, las cuales constituyen un acto de difamación que atenta directamente y de forma pública contra la reputación de nuestra organización y que en consecuencia buscan desacreditarla, sin pruebas, ante una afirmación de esta gravedad. Rechazamos que estas acciones sirvan de base para actos de ataque y desprestigio a organizaciones defensoras de los derechos humanos y que formen parte de la dinámica practicada en el país por las organizaciones pro gubernamentales e instituciones del Estado, que se hacen parte de actos persecutorios en contra de las organizaciones independientes. Deseamos que el espíritu feminista y sororo sea realmente usado, como expresan, en función de que se visibilice esta doble pandemia, calificativo en el cual coincidimos con decenas de organizaciones, incluyendo la Organización de las Naciones Unidas (https://news.un.org/es/story/2020/04/1473082), y que el objeto de nuestro esfuerzo en la difusión sean los derechos de las mujeres como víctimas.
  4. Con este comunicado rechazamos estas acusaciones infundadas e irresponsables que se hicieron de manera pública y reiteramos la invitación a cualquiera que desee seriamente verificar nuestras fuentes y metodología de trabajo, ya que estamos a completa disposición; con espíritu solidario y abierto, a recibir cualquier aporte o propuesta para que el trabajo de las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres tengan más fuerza en hacer que el Estado cumpla sus obligaciones nacionales e internacionales en la materia. Este debe ser el foco principal de los esfuerzos y campañas que hagamos. Por ello, en espera que no se nos ponga en posición de realizar acciones que en estricto derecho corresponden, hacemos un llamado a que se ponga la atención en el problema de fondo como lo es la falta de cifras, políticas públicas, ausencia de casas de abrigo y de atención a las víctimas por parte de un Estado que ha dejado de lado sus obligaciones de garantizar protección a las mujeres  sobrevivientes de violencia, siendo el femicidio su máxima expresión.

Comentarios


Deja una respuesta