Actualización oral e introducción al informe país sobre Venezuela del Secretario General y el Alto Comisionado


Publicado por:
Publicado el: 27 de febrero de 2020

Actualizaciones orales e introducción a los informes de país del Secretario General y el Alto Comisionado (Colombia, Chipre, Eritrea, Guatemala, Honduras, Irán, Nicaragua, Sri Lanka, Venezuela, Yemen) 

Consejo de Derechos Humanos 43 ° período de sesiones 

Declaración de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Ginebra, 27 de febrero de 2020

Distinguido presidente,

Excelencias

Colegas, amigos,

Tengo el honor de presentar informes del Secretario General y de mi Oficina sobre las situaciones de derechos humanos en Colombia, Chipre, Guatemala, Honduras, Irán y Sri Lanka. También actualizaré brevemente al Consejo sobre las situaciones en Eritrea, Nicaragua y Yemen, así como nuestra cooperación técnica en Venezuela.

Comienzo con la situación en Yemen. La reciente escalada de las hostilidades armadas en las gobernaciones de Marib, Sana’a, Al Jawf, Ad Dali, Shabwah, Taizz, Al Hudaydah y Sa’ada ha desvanecido la esperanza de que la calma en los combates a principios de este año podría terminar con el largo sufrimiento. del pueblo de Yemen. En los primeros dos meses de 2020, confirmamos el asesinato de 74, incluidos 43 niños y 107 heridos. Desde marzo de 2015, hemos verificado y confirmado el asesinato de 7.734 civiles, incluidos 2103 niños, y lesiones a 12.269 personas debido a ataques indiscriminados, minas terrestres, dispositivos explosivos improvisados ​​y el almacenamiento de armas y explosivos en áreas residenciales, por todas las partes en el conflicto. Es probable que las estadísticas reales de víctimas civiles sean mucho más altas.

A pesar del alto el fuego en Al Hudaydah habilitado por el acuerdo de Estocolmo, la ubicación con el mayor número de víctimas civiles en 2019 fue Al Hudaydah, con 102 civiles muertos y 310 heridos, principalmente debido a ataques indiscriminados lanzados por las fuerzas hutíes y gubernamentales. En general, en 2019, mi oficina verificó un total de 735 civiles asesinados. Más del 40% de ellos fueron asesinados como resultado de los ataques lanzados por la Coalición liderada por Arabia Saudita; más del 20% por los hutíes; y un poco menos del 10% por las fuerzas gubernamentales. El resto fueron asesinados por otros grupos armados o perpetradores no identificados.
Miles de personas más han muerto a causa de enfermedades y desnutrición, como resultado de las limitaciones a la ayuda humanitaria, el bloqueo, así como el colapso de la economía y las instituciones y servicios clave. Hoy, de una población de 30.5 millones de personas, 20.1 millones enfrentan hambre y 14.4 millones necesitan asistencia inmediata para mantener o salvar sus vidas. En este contexto, me preocupa profundamente que todas las partes en conflicto sigan imponiendo restricciones a la ayuda humanitaria, en violación de sus obligaciones en virtud del derecho internacional. En 2019, el hechoLas autoridades de Saná emitieron más de 200 directivas que afectan la acción humanitaria en el Norte. Además, a fines de diciembre de 2019, una serie de ataques de individuos armados contra actores humanitarios en Ad Dali obligaron a suspender la ayuda vital a más de 217,000 personas en áreas controladas por el gobierno.

Desde marzo de 2015, 3.65 millones de personas han sido desplazadas, incluidas 410,000 personas durante 2019. Sus condiciones de vida son desastrosas, con mujeres y niñas especialmente en alto riesgo de trata, matrimonio forzado y violencia sexual y explotación. El matrimonio infantil se practica ampliamente en los campamentos de desplazados internos, en gran parte debido a la pobreza.
Los derechos de los niños de Yemen están siendo violados por todos lados. Una de cada cinco escuelas ya no se puede usar como resultado directo del conflicto, y al menos dos millones de niños no van a la escuela. En 2019, mi oficina documentó 21 ataques a las escuelas por parte de todas las partes. También hemos seguido documentando casos de reclutamiento y uso de niños en hostilidades por parte de las fuerzas hutíes y gubernamentales.

La detención arbitraria y las desapariciones forzadas están generalizadas en todo el país. Mi oficina ha documentado 2,654 casos de detención arbitraria desde marzo de 2015, incluidos 179 niños, así como 79 casos de desapariciones forzadas por todas las partes en conflicto.

El espacio para la libertad de los medios está bajo presión. Desde marzo de 2015, mi oficina ha verificado el asesinato de 26 trabajadores de los medios y lesiones a otros 44. Además, 173 periodistas han sido detenidos y 22 redes de medios han sido cerradas. Estoy particularmente preocupado por los juicios actuales de 10 periodistas en Sana’a, acusados ​​de difundir información falsa y dañar el mayor interés del estado, señalando que mi Oficina ha recibido informes de malos tratos durante la detención, y el incumplimiento de estándares de juicio justo.

El espacio cívico también está bajo una fuerte presión. Todas las partes imponen cada vez más restricciones a las actividades de los grupos de la sociedad civil, cuyos miembros enfrentan amenazas cada vez mayores, incluida la detención y el cierre de sus organizaciones.

De conformidad con las resoluciones 42/2 y 42/31, mi Oficina continúa brindando asistencia técnica a la Comisión Nacional de Investigación de Yemen para apoyar su trabajo de investigación sobre violaciones y abusos cometidos por todas las partes en Yemen, de conformidad con las normas internacionales.

El Grupo de Expertos Eminentes sobre Yemen presentará su tercer informe al Consejo de Derechos Humanos el próximo septiembre. Animo a todas las partes interesadas a facilitar y apoyar el trabajo de los expertos, compartiendo información relevante para su mandato y dándoles acceso.

Me preocupa que las autoridades de facto rechazaron el permiso de mi Representante para ingresar a Sana’a. Insto a las autoridades de facto a reconsiderar esta acción y permitir a mi Representante la libertad de acceso para garantizar que nuestro trabajo pueda continuar en beneficio del pueblo de Yemen.

Insto a todas las partes en conflicto a que cumplan con sus obligaciones en virtud del derecho internacional de proteger a todos los civiles y poner fin al reclutamiento y uso de niños en las hostilidades. También pido a todas las partes que dejen de violar las libertades fundamentales y todos los demás derechos humanos. La gente en todo el país ha sufrido insoportablemente este conflicto, y apoyo plenamente los esfuerzos del Enviado Especial, Martin Griffiths, para mediar en el rápido final de las hostilidades.

Paso ahora a la actualización sobre Eritrea , según lo dispuesto por la resolución 41/1. A pesar de un histórico acuerdo de paz con Etiopía en julio de 2018; firma de un acuerdo de cooperación con Djibouti; y las relaciones diplomáticas renovadas con Somalia, la situación de los derechos humanos dentro de Eritrea no ha mejorado de manera tangible. El espacio cívico permanece completamente bajo el control del Gobierno, y los derechos a la libertad de expresión, asociación, reunión pacífica y creencia, así como la libertad de prensa, son en gran medida denegados.

Me preocupan las medidas enérgicas contra las personas que expresan incluso críticas implícitas al Gobierno. Por ejemplo, después de que los obispos católicos publicaron una carta pastoral que pedía justicia y reforma, 21 hospitales administrados por católicos fueron cerrados. También hemos recibido informes repetidos de arrestos y detenciones de personas por practicar sus creencias religiosas.

El Gobierno ha seguido arrestando a decenas de eritreos por ejercer sus derechos fundamentales a las libertades de opinión, creencia y reunión pacífica, deteniendo a muchos sin juicio, en condiciones deficientes y, a menudo, en régimen de incomunicación.

Eritrea debe garantizar que las personas detenidas sean tratadas con humanidad y dignidad; liberar a los sometidos a detención arbitraria; permitir garantías de juicio justo; y aclarar el destino o el paradero de las personas desaparecidas. Me uno al Comité de Derechos Humanos en su preocupación por la impunidad generalizada con respecto a las violaciones graves de los derechos humanos.

La duración indefinida y las duras condiciones del servicio militar son uno de los principales factores que empujan a muchos jóvenes eritreos a abandonar el país. Los informes indican que algunos reclutas se utilizan como mano de obra no remunerada o mal pagada. El Gobierno ha declarado que se planean reformas al servicio militar obligatorio, pero hasta la fecha no se han tomado medidas prácticas. Animo al Gobierno a anunciar un calendario para la desmovilización y permitir que la empresa privada cree empleos para los liberados.

La Oficina ha ofrecido en repetidas ocasiones brindar asistencia técnica, incluso en las tres áreas prioritarias de derechos humanos identificadas por las autoridades: fortalecer el poder judicial, los derechos de las personas con discapacidad y los derechos al agua y al saneamiento. También hemos ofrecido ayudar a Eritrea en la implementación de las recomendaciones del EPU y esperamos recibir una respuesta positiva a nuestra oferta de asistencia.

 Paso ahora al informe del Secretario General sobre Irán (A / HRC / 43/20) , y lo remito a la sección sobre la pena de muerte, incluso para menores delincuentes. Si bien el Secretario General toma nota de los esfuerzos del Gobierno para abordar esta cuestión, incluido el compromiso constructivo con mi Oficina, reitera los llamamientos a favor de la prohibición estricta de la pena de muerte contra los menores delincuentes.

El informe también destaca la discriminación contra las mujeres y las minorías, así como el arresto, encarcelamiento y malos tratos de los defensores de los derechos humanos, activistas de derechos laborales, periodistas, científicos, ambientalistas y ciudadanos duales y extranjeros. Las decisiones judiciales recientes confirman que las defensoras de los derechos de las mujeres y las activistas de los derechos laborales continúan siendo condenadas a duras penas por reunión pacífica y defensa de los derechos humanos. Se siguen denunciando casos de tortura, detención arbitraria y juicios injustos.

El informe señala el impacto de las sanciones sectoriales en la disponibilidad de medicamentos esenciales y equipos médicos, así como en los precios de los alimentos. Las restricciones bancarias están impidiendo las operaciones humanitarias y de desarrollo de la ONU, con un impacto negativo en los más vulnerables: mujeres, niños, familias de bajos ingresos, víctimas de desastres naturales, migrantes y refugiados.

Desde que se finalizó el informe, las fuerzas de seguridad han respondido a las protestas nacionales de noviembre de 2019 con una fuerza excesiva y, en algunos casos, munición real, que supuestamente causaron más de 300 muertes. Más de 7,000 manifestantes han sido arrestados; muchos permanecen detenidos y se les niega el acceso a la atención médica y la representación legal, y algunos habrían sido sometidos a tortura y otros malos tratos. Aunque el Gobierno ha informado a la Oficina de que un Comité investigará estas denuncias, no se ha proporcionado más información.

Paso a nuestra actualización sobre Sri Lanka, HRC / 43/19, evaluando el progreso realizado en la implementación de la resolución 30/1 del Consejo de Derechos Humanos. Lamento que el nuevo Gobierno haya anunciado un enfoque muy diferente de los compromisos asumidos anteriormente en la resolución, que corre el riesgo de retrasar los esfuerzos para avanzar en la reconciliación, la responsabilidad y los derechos humanos.
El Estado debe trabajar para toda su gente y las necesidades de todas las comunidades, particularmente las minorías, deben ser reconocidas y abordadas. Insto al Gobierno a preservar y aprovechar los logros obtenidos en los últimos años. En particular, aliento al Gobierno a garantizar que la Oficina de Personas Desaparecidas y la Oficina de Reparaciones reciban apoyo político y de recursos. Las familias de las personas desaparecidas de todas las comunidades merecen justicia y reparación.

Las instituciones independientes de Sri Lanka, fortalecidas bajo la 19a Enmienda Constitucional, son un pilar clave en su estructura democrática. Y se debe proteger el espacio para la sociedad civil y los medios independientes. Por lo tanto, estoy preocupado por la tendencia reciente hacia el traslado de funciones civiles bajo el Ministerio de Defensa u oficiales militares retirados, y los informes renovados de vigilancia y acoso de defensores de derechos humanos, periodistas y víctimas. Los niveles crecientes de discurso de odio y las medidas de seguridad y políticas parecen estar dirigidas de manera discriminatoria y desproporcionada contra las minorías, tanto tamiles como musulmanas.

El problema fundamental sigue siendo que Sri Lanka todavía no ha abordado la impunidad por violaciones pasadas, ni ha emprendido las reformas del sector de seguridad necesarias para abordar sus impulsores y facilitadores. Las barreras sistémicas que continúan existiendo dentro del sistema de justicia penal siguen siendo un impedimento para la justicia real. Los procesos internos han fallado constantemente en la rendición de cuentas en el pasado y no estoy convencido de que el nombramiento de otra Comisión de Investigación avance en esta agenda. Como resultado, a las víctimas se les niega la justicia y los habitantes de Sri Lanka de todas las comunidades no tienen garantía de que los patrones pasados ​​de violaciones de derechos humanos no se repitan.

Insto al Consejo a mantenerse alerta ante esta situación en términos de prevención y a explorar todas las vías posibles para avanzar en la rendición de cuentas.

Ahora paso al informe sobre Chipre (A / HRC / 43/22).

La división de Chipre sigue generando obstáculos para el pleno disfrute de los derechos humanos. En particular, el informe documenta preocupaciones relacionadas con el derecho a la vida y la cuestión de las personas desaparecidas; el principio de no discriminación; libertad de movimiento y derecho a solicitar asilo; derechos de propiedad; libertad de religión o creencia y derechos culturales; libertad de opinión y expresión; y el derecho a la educación. También enfatiza la necesidad de garantizar que el proceso político se base en los derechos humanos y una perspectiva de género.

Elogio el trabajo de los muchos chipriotas de toda la isla que trabajan juntos para promover los derechos humanos a través de la cooperación bicomunitaria. También observo algunos progresos hacia un Chipre libre de minas y en la búsqueda de personas desaparecidas, aunque aliento los esfuerzos acelerados en ambas áreas. Insto a que se realicen mayores esfuerzos para el diálogo mutuo y un enfoque basado en los derechos humanos, que pueda mejorar las condiciones propicias para la paz, así como ayudar a garantizar, en última instancia, que la paz se mantenga.

Señora presidenta,

Presento ahora esta actualización oral acerca de Nicaragua en el marco de la resolución 40/2 de este Consejo.

Presente ahora esta actualización acerca de Nicaragua en el marco de la resolución 40/2 de este Consejo.

Desde la presentación de mi último informe en septiembre de 2019, las violaciones de derechos humanos no han cesado, en el marco de un contexto político y social extremadamente complejo.

En 2019, la economía se contrajo en un 5,7%, y la inflación y el desempleo formal aumentaron. Destaco que el Gobierno determinó como presupuesto presupuestario el gasto social, en particular para la salud y la educación, y el gasto para el combate de la pobreza.

Sin embargo, hasta el 31 de diciembre de 2019, más de 98,000 nicaragüenses habían salido del país, sin condiciones básicas para un retorno seguro. Mi oficina documentó casos de amenazas y acoso, incluso siete personas detenidas arbitrariamente luego de su regreso.

Desde el 1 de agosto de 2019 a la fecha, un equipo dedicado exclusivamente a Nicaragua en mi Oficina Regional para América Central en Panamá, ha entrevistado a 221 hombres y 174 mujeres, víctimas y testigos de derechos humanos, entre otras actividades necesarias para dar seguimiento a la situación.

Las organizaciones de víctimas que reclaman justicia, verdad y reparación, sus dirigentes y sus abogados siguen siendo objeto de amenazas e intimidaciones.

El derecho a la protesta pacífica es sistemáticamente negado. Los despliegues masivos policiales desalientan a los nicaragüenses a manifestar. Cuando se realizaron protestas, incluso durante celebraciones religiosas, la policía los dispersó abruptamente o elementos pro-gubernamentales los atacaron violentamente.

Desde el 1 de agosto, mi Oficina ha recibido informes de al menos 108 detenciones arbitrarias de hasta 48 horas. Estas personas fueron liberadas sin que se presenten cargos en su contra.

El 30 de diciembre, el Gobierno ordenó la excarcelación con medidas alternativas a la prisión de 91 personas. Entre ellas diez hombres y seis mujeres arrestados el 14 de noviembre de 2019 al entregar agua a familiares de detenidos en huelga de hambre en una iglesia de Masaya. Algunas de estas personas han recibido información a mi Oficina, por lo que su detención podría haber sido como una represalia por haber cooperado con nosotros.

Tomo nota de otras excarcelaciones ordenadas más recientemente.

Sin embargo, según sociedad civil, al 13 de febrero de 2020, 61 personas continuaban privadas de libertad por motivos relacionados con las protestas de 2018. Cuarenta de ellas habían sido detenidas después de entrar en vigor la Ley de Amnistía en junio de 2019, y acusados ​​de delitos comunes, como posesión o tráfico de estupefacientes y fabricación, tráfico, tenencia y uso de armas restringidas, substancias o artefactos explosivos. Insto al Gobierno a liberar a las personas que continúan privadas de libertad por motivos relacionados con las protestas.

Insto también a las autoridades a que garanticen a las personas defensoras de derechos humanos condiciones seguras y adecuadas para realizar libremente su trabajo.

El derecho a la libertad de opinión y expresión de quienes comparten noticias u opiniones contrarias al Gobierno continúa siendo vulnerado. Muchas periodistas se han visto forzados a autocensurarse por amenazas y el temor de perder pautas publicitarias legales o su trabajo. Desde el 1 de agosto hemos documentado amenazas y agresiones físicas en contra de periodistas, medios de comunicación y sus trabajadores, y casos de robo o daños en instalaciones de medios de comunicación. Las instalaciones de los medios “Esta Semana”, “Confidencial”, y “100% Noticias” continúan confiscadas. Saludo la entrega de los insumos al diario La Prensa, después de haber sido retenidos en aduanas por 75 semanas, y el Gobierno al adoptar todas las medidas aún necesarias para el ejercicio pleno de este derecho.

La decisión de cancelar la personería jurídica a nueve organizaciones de la sociedad civil noviembre y diciembre de 2018 lamentablemente sigue vigente.

Defensores de derechos humanos, periodistas, opositores políticos, miembros de la Iglesia Católica, personas excarceladas por la Ley de Amnistía, familiares de personas todavía detenidas en relación con las protestas y de víctimas de tumbas de derechos humanos, repetidos actos de intimidación y Acoso por parte de políticas o elementos pro-gubernamentales, incluso discursos estigmatizantes de autoridades del gobierno

Reitero mi llamado a reanudar el diálogo con los diferentes sectores de la sociedad nicaragüense, avanzar con las reformas electorales necesarias que garanticen las próximas elecciones sean justas, creíbles y transparentes.

Los homicidios de personas campesinas y la situación de los pueblos indígenas también son tema de preocupación. De los 14 homicidios documentados por mi Oficina en 2019 en el norte del país, las autoridades informaron haber identificado a presidentes responsables en solo cuatro casos y condenado a una persona.

Distintas comunidades indígenas, como los Miskitu y los Mayangna, han denunciado la presencia de colonos en sus tierras, amenazando sus territorios y recursos. Es deber del Estado proteger a los pueblos indígenas.

Exhorto al Gobierno a implementar urgentemente las recomendaciones formuladas por mi Oficina y otros mecanismos internacionales y regionales. En particular, reitero la recomendación que permita el acceso de mi Oficina al país. Insto también al Consejo que continuará monitoreando la situación de los derechos humanos en Nicaragua.

Presento ahora mi informe anual sobre Colombia, A / HRC / 43/3 / Add.3 .

Saludo la renovación del Acuerdo de sede de mi Oficina, que nos permite seguir apoyando los esfuerzos para consolidar la paz y promover el pleno goce de los derechos humanos.

Aliento a que el Estado implemente todos los aspectos del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las FARC-EP, incluyendo la reforma rural, y como eje central de los derechos de las víctimas.

Saludo los avances del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición e insto a que se consoliden dichos avances.

Saludo también el firme compromiso de la mayoría de los exintegrantes de las FARC-EP con el proceso de paz.

En 2019, mi Oficina cambió la persistencia de altos niveles de violencia que generaron graves violaciones a los derechos humanos, incluyendo 36 masacres.

Asimismo, reitero mi preocupación por el uso del ejército en situaciones relacionadas con la seguridad ciudadana, incluida la protesta social. Insto a que la Fiscalía mantenga la investigación en casos de presuntas limitaciones a los derechos humanos.

Defensor de los derechos humanos sigue siendo una mano de obra de alto riesgo en Colombia. En 2019, documentamos 108 asesinatos de personas defensoras de derechos humanos; al 19 de febrero de este año, mi Oficina confirmó 4 casos y 31 más están siendo verificados.
Los números de la Defensoría del Pueblo son aún más altos. La institución documentó 134 casos de homicidios en 2019.

La mayoría de estas personas pertenecientes a comunidades rurales y pueblos étnicos y fueron asesinadas por promover la implementación del Acuerdo de Paz en materia de restitución de tierras y sustitución de cultivos ilícitos. Aliento al Estado que abordó las causas estructurales de esta violencia, investigue estos ataques y sancione a los responsables -incluido los autores intelectuales.

Reitero la plena disposición de mi Oficina para seguir apoyando a las autoridades en la implementación de las recomendaciones de mi informe.

Ahora pasamos a la situación en Guatemala (A / HRC / 43 / Add. 1). El año 2019 estuvo marcado por las elecciones generales que se realizaron a cabo sin incidentes. Sin embargo, retrocesos en la independencia judicial, y en la lucha contra la corrupción y la impunidad, siguieron ocurriendo.

Las nuevas autoridades tienen una oportunidad clave para abordar los desafíos y proteger los derechos humanos.

Guatemala continúa teniendo altos niveles y persistentes niveles de desigualdad, discriminación e inseguridad.

Saludo el compromiso de las nuevas autoridades de mejorar las condiciones de vida de la población, en particular a través de la lucha contra la desnutrición crónica y la pobreza multidimensional.

Recomiendo las medidas determinadas en materia de seguridad están orientadas hacia la prevención y el combate de la criminalidad, y siendo determinados con enfoque de derechos humanos y evitando la militarización de la seguridad pública.

Es crucial que el Estado adopte medidas efectivas e integrales para la prevención de los ataques contra defensores de derechos humanos y operadores de justicia, con un enfoque diferenciado con respecto a defensores indígenas y mujeres, entre otros.

Asimismo, el pleno respeto de los derechos de los pueblos indígenas debe ser garantizado, incluido su derecho a la consulta

Instamos a la nueva legislatura a priorizar una agenda destinada a fortalecer la protección de los derechos humanos y que evite retrocesos.

Del mismo modo, reconocer la independencia del sistema de justicia – incluyendo la selección independiente y objetiva de los jueces – es esencial para garantizar el pleno goce de los derechos humanos y el combate contra la corrupción y la impunidad.

Agradezco la continua cooperación del Gobierno de Guatemala y de las autoridades legislativas y judiciales con mi oficina.

Aliento a las autoridades implementar las recomendaciones formuladas en el informe.

Señora presidenta,

En mi informe anual sobre Honduras (HRC / 43/3 / Add.2), se destacan los principales avances y desafíos de los derechos humanos en el país, así como los esfuerzos de las autoridades para abordar la situación.

La compleja situación social y política, manifestación con altos niveles de pobreza, violencia, inseguridad, y el desplazamiento de la población hondureña en el interior del país y hacia el Norte.

Aliento al Estado a garantizar la reintegración sostenible de las personas retornadas, así como garantizar la protección de las personas migrantes y desplazadas.

En el año 2019 mi Oficina cambió un aumento de las protestas sociales. Hago un llamado al gobierno para adaptar la legislación y los protocolos sobre el uso de la fuerza del acuerdo a las normas internacionales de derechos humanos – y aprobar un plan de desmilitarización de la seguridad pública.

La situación en los centros penitenciarios, donde 60 privados de libertad fueron asesinados, incluyendo 49 solo en diciembre, sigue siendo una fuente de preocupación.

En 2019, mi Oficina también siguió monitoreando los ataques a personas defensoras de los derechos humanos. Me causa especial preocupación la situación de comunidades indígenas incluyendo casos de asesinatos de quienes trabajan en la protección de su tierra y territorio.

Por otra parte, acojo con satisfacción los avances en la búsqueda de justicia en el caso del asesinato de la defensora Berta Cáceres. Pido que se continúe con el proceso hasta establecer la autoridad intelectual del crimen.

Asimismo, saludo la aprobación de la Agenda Nacional para el Desarrollo Sostenible y la vinculación de las metas con recomendaciones de derechos humanos.

Agradezco al gobierno de Honduras por su continua cooperación con mi Oficina y con los mecanismos de protección de derechos humanos.

Mi intervención ahora se enfoca en las actividades de mi Oficina en la República Bolivariana de Venezuela (HRC / 42 / 42.4). El próximo 10 de marzo abordará la situación de los derechos humanos en el país.

Valoro positivamente el acceso y la colaboración mantenida con mi Oficina desde mi última actualización oral a este Consejo. Hemos avanzado en la ejecución del Plan de Trabajo de cooperación técnica, así como en temas de protección. Entre otras actividades, mi oficina ha realizado tres nuevas visitas a centros de detención durante las cuales se ha entrevistado a 28 personas de manera confidencial. Las observaciones realizadas durante estas visitas se han logrado compartir con las autoridades relevantes para su acción. Presentamos ante el Comité de Coordinación más de 130 casos de presuntas violaciones de derechos humanos de personas privadas de la libertad. Este Comité es un mecanismo de protección interinstitucional establecido en conjunto con mi oficina.

Tomo nota de la excarcelación de 14 personas en enero y reitero mi llamado a liberar incondicionalmente a todas las personas detenidas por motivos políticos, incluyendo el cumplimiento de opiniones emitidas recientemente por el Grupo de Trabajo de detención arbitraria.

Mi Oficina también permite conversaciones para la adopción de un protocolo que nos permitirá observar juicios y monitorear el respeto de las garantías judiciales.

En conjunto con el Gobierno estamos evaluando el primer semestre de implementación de la Carta de Entendimiento firmada en septiembre de 2019. Agradezco el espacio operacional hasta ahora garantizado a mi Oficina. Es vital que en los próximos meses podamos avanzar hacia el establecimiento de una Oficina del país, según mi mandato global de promoción y protección de los derechos humanos.

Confío, también, en el Gobierno concretará fechas de las visitas de los Procedimientos Especiales y aceptados y extenderá invitaciones a un tercer mandato.

Esto concluye mi introducción de informes de país y actualizaciones bajo el ítem 2. En cada caso, animo a las partes interesadas a implementar las recomendaciones de los órganos de derechos humanos de la ONU, incluidas las de los informes relevantes.

Gracias


Comentarios


Deja un comentario